El Rincón del Escritor: “La huida”

0
19

Las agujas del reloj caminaban rápidamente, componiendo una contagiante melodía, que le impedían conciliar el sueño. Apartó las enrolladas sábanas, y miró fijamente la luz centelleante que dibujaba los números del reloj, las agujas seguían jugando alborotadamente… Permaneció unos segundos observando el curioso e inexplicable juego, las agujas marcaban las cinco de la mañana, pero seguían caminado rápido muy rápido… Ella, desconcertada, trataba de escucharlas, pero no entendía nada…
Se vistió rápidamente y salió a la calle. Metió sus pequeñas y rosadas manos en los bolsillos de su gabardina y comenzó a caminar, dando pasos inseguros, marcados por el son de las agujas del reloj… Las calles dormían acurrucadas por el calor de las luces de las farolas; las hojas de los árboles bailaban alborotadas; de pronto, un desaliñado animal se cruzó en su camino, era un famélico perro que parecía caminar al mismo son, dando pasos indecisos, sin rumbo, sin destino… Cruzaron sus miradas, y cabizbajos, siguieron su desdibujado camino, cruzando sombrías esquinas, adentrándose en la oscuridad de la noche…
Por fin llegaron los primeros rayos de sol, las calles despertaron y las luces se fueron apagando…amanecía un nuevo día, pero era un día diferente a los demás, un solitario día sin bullicios, sin tráfico, sin pisadas, sin personas….
Dicen que a partir de aquella noche todos los habitantes de aquel lugar quedaron inmovilizados, prisioneros, convertidos en cuerpos inanimados… y que todas las noches salen a pasear una extraña mujer y un escuálido animal, que desorientados, caminan al son de las agujas del reloj… agujas que anuncian la huída del tiempo de aquel lugar donde nunca nadie volvió a caminar.

Mercedes Haba

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry, you must be logged in to post a comment.